Disciplina y corrección de comportamientos inadecuados en las personas con Asperger/TEA.

Disciplina no es sinónimo de castigo. Se trata de la aplicación de unas normas y rutinas para encaminar a la persona con Asperger/TEA en la dirección correcta evitando comportamientos inadecuados, rabietas y, sobre todo, el sufrimiento de la persona con el diagnóstico y el de su entorno.

El caso es que por la especial idiosincrasia de las personas con Asperger/TEA aplicar las normas o poner en marcha disciplinas concretas requiere el cumplimiento de varios aspectos.  Los problemas de comportamiento en personas con Síndrome de Asperger o con trastornos del espectro autista generalmente se dan por dificultades en socialización, falta de comprensión de lo que sucede, un nivel alto de estrés o la falta de control sobre el medio, un interés obsesivo no satisfecho o como reacción defensiva. Cada episodio de “rabietas” tiene es un detonante. Siempre hay una razón que podría ser desde buscar atención, sufrir frustración o confusión, sentir depresión, necesutar ayuda o necesidad de pedir algo, la respuesta a las actividades que requieren de mucho tiempo o que son desagradables para la persona con TEA o Asperger, hipersensibilidad (ruido, temperatura, etc.). Las reacciones “no adecuadas” a esas situaciones suelen tener la misma duración aunque la  recuperación puede ser diferente cada vez.

  Para que los comportamientos inadecuados se corrijan y desaparezcan es muy importante trabajar el aprendizaje de conductas. Por ejemplo para poder aplicar consistentemente una regla se debe establecer aclarando qué es lo que la persona debe hacer, por qué, en cuánto tiempo y las consecuencias a aplicar si no se cumple la norma en cuestión.

  Para que la disciplina funcione es fundamental ser constantes y mantener siempre la misma actitud ante determinada conducta. Ayuda mucho que el ambiente sea predecible y que los posibles cambios (por ejemplo en las rutinas) se anticipen con suficiente anticipación e insistencia. Al iniciar un programa de disciplina haga una lista de las conductas molestas, difíciles y problemáticas en orden de prioridad. Después formule reglas con el objetivo de evitar esas conductas y decida qué consecuencias impondrá encaso de incumplimiento de la regla marcada. Exprese cada mal comportamiento en forma  clara y concreta así como la alternativa,es decir, el comportamiento deseado. Ignore conductas de poca importancia si no quiere perderse en un embrollo de normas a cumplir y escoja reglas justas, de acuerdo a la edad o capacidad del niño y a la magnitud de lo que se trabaja. Jamás se deben hacer demandas excesivas a la persona. Se trata de corregir comportamientos inadecuados no de traumatizar o frustrar a esa persona.
  El niño sufre al notar en el ambiente cambios y/o cuando se establece una nueva regla así que para aplicar disciplina que ayude al Asperger/TEA es fundamental que ambos padres o las personas que se ocupan de la persona con el diagnóstico estén de acuerdo.
  Los principios básicos que guían ese aprendizaje serían:
– Un niño repetirá toda conducta que le permita conseguir lo que quiere.
– Cuando no se da la consecuencia que el niño espera, ésta tiende a no repetirse, a debilitarse e incluso a desaparecer.
El objetivo del aprendizaje de conductas será que el niño aprenda a respetarse y cuidarse a sí mismo y a los demás. También le ayudaremos a autocontrolarse y a eliminar formas negativas o inadecuadas de actuar o de llamar la atención.
Para iniciar un programa de disciplina acostúmbrese a decir las cosas una sola vez, evite gritar y mantenga la calma. Dedíquese a observar y elogiar sinceramente todos los comportamientos positivos y los progresos que presente la persona z la que se intenta aplicar disciplina y ayúdele a tener una buena imagen de sí mismo  y aprender de cada situación. Manténgase firme pero  no amenace porque sería contraproducente. Evidentemente se debe hacer cumplir la regla aplicando la consecuencia establecida cada vez que la persona la viole y no hacer caso de la conducta inadecuada si el niño intenta romper la regla para determinar su vigencia o la consistencia del adulto. De hecho en algunos niños la conducta tiende a empeorar antes de mejorar pero se trata de un periodo de prueba temporal y de adaptación y por lo tanto no se deben abandonar las reglas. Lo normal es que se explique una sola vez cada norma y que el niño repita la norma establecida (si es posible) para asegurarnos de que ha comprendido y fijarla. Comience manejando una o dos reglas solo. Cuando se hayan convertido en hábito se pueden empezar a trabajar otras. Y no pretenda castigar los comportamientos  imposibles de corregir como la inquietud en un hiperactivo, orinarse en la cama cuando no se controlan esfínteres, etc.
———————
Fuentes:
– Pilar Martín Borreguero. El Síndrome de Asperger.  ¿excentricidad o discapacidad social? Alianza Editorial, Madrid. 2004.

 

Créditos: Mundo asperger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s