El establecimiento de normas en niños hiperactivos

Una norma recoge lo que se puede o no se puede hacer en casa. Cada familia pone sus normas y las va creando en función de las necesidades que van surgiendo. La mayoría de nosotros tiene muy claro cómo queremos que se funcione en casa. No deseamos gritos, ni peleas, ni que se tiren las cosas, ni que haya que estar detrás del niño.

TDAH NORMAS

Sin normas nuestras vidas serían un caos, son fundamentales e imprescindibles, una forma de recoger la vida cotidiana. Y a medida que va creciendo, vuestro hijo irá «reclamando» su participación en la elaboración de las normas, descubriendo así su utilidad y la posibilidad de ir tomando decisiones.

La única manera que tenemos de conseguir que los niños aprendan qué conductas son adecuadas y cuáles no es habituándoles a una secuencia de actividades que se repiten día a día y haciéndoles ver que tanto cumplir con ellas como no implica unas consecuencias. Vuestro hijo debe saber que las normas ayudan porque:

  • Facilitan la convivencia.
  • Permiten que nos llevemos bien y que no haya discusiones.
  • Nos ayudan a crecer y a hacernos mayores.
  • Nos dejan tiempo para hacer cosas divertidas.

Causas del incumplimiento de normas en los niños con TDA-H

Los niños con TDA-H tienen mayor dificultad en cumplir las normas en comparación con otros niños. Describimos a continuación causas generales y otras más específicas:

Porque no ha habido consecuencias positivas ni negativas: Imaginaos que le decís al niño que no se puede gritar, el niño lo hace y nadie le dice nada ¿qué hace él con la norma? Olvidarla y seguir como hasta ese momento.

– Porque los modelos de referencia no las cumplen: Supón que en vuestra casa establecéis la norma de que hay que ducharse todos los días, pero vosotros no lo hacéis. Para vuestro hijo dejará de ser una norma porque alguien tan importante como vosotros no la cumple.

– Porque hay una contradicción entre normas: Si tu pareja dice que en casa no se grita, pero tú lo haces continuamente, o si tú decides que hay que comerse todo lo del plato, pero tu pareja se lo retira cuando el niño dice que no quiere más, entonces no existe una norma clara, por lo que dejará de tener efecto sobre vuestro hijo.

Porque la norma es inconsistente: es decir, sólo hay que cumplirla en determinados casos. Como ahora estoy cansada para insistir, permito que mi hijo se levante de la mesa; pero mañana no le dejo levantarse hasta que no se lo coma todo. Esta inconsistencia enseña al niño que las normas no son importantes, porque todo depende de cómo se encuentren papá o mamá en ese momento.

– La falta de atención en los  niños con TDA-H: tienen dificultades para escucharlas, ya que les cuesta prestar atención cuando se les habla. Por lo que debemos ser conscientes de si las han escuchado y comprendido.

El déficit de memoria: también tienen problemas en recordarlas, debido al peor funcionamiento de sus funciones ejecutivas. Los niños con TDA-H cumplen las normas si recuerdan la norma, una de las dificultades del TDA-H es recuperar información en el momento y en el lugar en el que la necesitan, si no disponen de ella es imposible que puedan cumplir lo que no recuerdan en ese instante. Para ello podemos servirnos de carteles recordatorios donde se puedan leer las normas de casa.

– La manifestación de impulsividad: tienden a incumplirlas debido a su impulsividad y  poca reflexividad. No tienen la capacidad para identificar las normas importantes al no saber identificar bien las consecuencias de cumplir o no esa norma. Por tanto siempre hay que hacerles reflexionar sobre las consecuencias positivas y negativas.

Cómo deben ser las normas

Claras y estables: Es mejor que estas se aplique siempre en el mismo momento del día. Por ejemplo, el niño tiene que saber que tiene que estudiar todos los días de 6 a 7 h, esto tendrá que cumplirse y si no llevará sus consecuencias, sin estar éstas influidas por el estado de ánimo de los padres.

Realistas: Las normas han de ser realistas. Es más importante ponerse pequeñas metas e irlas cumpliendo  poco a poco, que no una muy alta y cumplir sólo la mitad.

Tener presente que las normas deben ser independientes las unas  de  las otras. Si por poner la mesa le hemos premiado con jugar con  él, pero por el camino rompe un jarrón, iremos a jugar con él  de igual manera, aplicándole otra consecuencia por la rotura del jarrón.

– Pocas y de una en una: Las normas tienen que ponerse de una en una. De esta forma  ellos se van a enterar mejor y, además, será más sencillo reconocérselo. Por ejemplo, si le pides que recoja los zapatos y lo hace, puedes reforzarle por ello. Pero si se le pides que recoja los zapatos, la ropa, que haga la cama y hace todo menos la cama; no podrás reforzarle con lo que le habías prometido porque no ha hecho todo lo que tenía que hacer.

– Ser explicadas en lenguaje sencillo para el niño: Hay que intentar darles más razones sobre porque tienen que hacer las cosas. No solamente hay que decirles que es por su bien, a ellos esto no les sirve.

– Deben tener consecuencias inmediatas: Se dice que los niños con TDA-H no aprenden de las consecuencias. Esto no es así exactamente, el problema está en que no recuperan la información del pasado en el momento en el que la necesitan (para poder dejar de hacer algo que me ha traído problemas, sólo podré frenarme si mi cerebro me avisa de lo que puede ocurrir si lo hago, si no volveré a cometer el mismo error otra vez). Las consecuencias más efectivas son las que son inevitables y ocurren inmediatamente a la ejecución de la conducta. Por tanto, es mejor prometerles un detalle si aprueban un examen que no un gran regalo si aprueban todo el curso. Las consecuencias negativas serán más efectivas, además, si existe una cantidad de refuerzo suficiente, es decir, si se valora y tiene una autoestima adecuada. Es importante avisar de las consecuencias o mostrarlas por escrito para compensar la dificultad con la memoria de trabajo, aplicar siempre las mismas consecuencias ante las mismas conductas y probablemente durante mucho tiempo para conseguir que esa conducta mejore. Con los adolescentes es importante negociar y llegar a acuerdos en las normas y consecuencias, hacerlo así pone en mejor disposición a los chicos para cumplirlas. Tanto el cumplimiento de la norma como las consecuencias deben estar bajo nuestro control (no se puede poner la norma y que ninguno de los padres estén en casa). Los padres deben estar presentes en el momento y lugar donde hay que cumplir la norma.

Créditos: Fundación CADAH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s