La bipolaridad infantil

El trastorno bipolar (también conocido como trastorno maníaco-depresivo) es un trastorno cerebral crónico caracterizado por episodios de cambios extremos y alteraciones en el humor, la energía, el pensamiento y la conducta. Los síntomas más evidentes a nivel externo son los de comportamiento, sin embargo, la enfermedad suele tener signos menos visible, pero graves a nivel cognitivo, cardíaco y metabólico. Resultado de imagen para bipolaridad infantil
Los síntomas pueden aparecer gradual o repentinamente durante la infancia, la adolescencia o la edad adulta. Los investigadores han identificado casos de trastorno bipolar en todos los grupos de edad estudiados, incluyendo los niños preescolares.
El trastorno bipolar no afecta a todos los niños de la misma manera. La frecuencia, intensidad y duración de los síntomas y la respuesta del niño al tratamiento varían dramáticamente.

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL TBP EN NIÑOS

Algunos estudios efectuados en Harvard (Wozniak y col), describen el estado de ánimo en el TBP de inicio en la infancia con las siguientes características:
1- Irritable, colérico, malgeniado, chiflado, soez, irrespetuoso, amenazante, enérgico.
2- Explosividad afectiva.
3- Inatento, atolondrado, insensato, acelerado, con accesos de risa incontrolados o siendo el payaso de la clase.
4- Depresivo, triste, duro consigo mismo, tendencias suicidas, autodestructivo, autolesiones.
Estos mismos autores defienden la hipótesis de que la fase de grandiosidad (manía) se manifestaría como desafío extremo u oposición. Igualmente concluyen que no hay síntoma único que sea la regla de oro.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS TBP NIÑOS ( DSM-IV):

  • Un período marcado por ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable.
  • Al menos se dan 3 de las características siguientes (o 4 si hay afecto irritable):
a- Grandiosidad o autoestima inflada.
b- Sueño disminuido
c- Locuacidad o apremio al hablar.
d- Fuga de ideas o pensamiento acelerado.
e- Distractibilidad.
f- Actividad aumentada o agitación psicomotriz.
g- Participación excesiva en actividades placenteras potencialmente peligrosas y con consecuencias dolorosas.

EVALUACIÓN

La evaluación de este tipo de trastornos debe empezar con una anamnesis general del niño o adolescente. Nos interesa conocer todos sus antecedentes médicos, posibles diagnósticos y tratamientos. Especialmente todos aquellos que se pueden relacionar con el TBP (TDAH, Trastorno de la Conducta, Trastorno del lenguaje, etc.). Hay que indagar la posible presencia de sintomatología previa de depresión.

Si sospechas que alguno de tus hijos puede tener conductas parecidas a las anteriormente descritas, es recomendable consultar a un especialista; las intervenciones tempranas son favorables para un futuro mejor desenvolvimiento.

¡Si te gustó la información recuerda darle me gusta y compartir!

Créditos: psicodiagnosis.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s